Abdullah Ibn Mas'ud "El primer recitador del Corán en público"

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Abdullah Ibn Mas'ud "El primer recitador del Corán en público"

Mensaje  orgullosadeldin el Jue Abr 03, 2008 10:18 pm

Abdullah Ibn Mas'ud "El primer recitador del Corán en público"

Dijo el Profeta Muhammad (PyB):
Quien desee recitar el Corán tal como fue revelado, que lo haga como Ibn Umm Abd (*) ( Abdullah Ibn Mas’ud)

Abdullah Ibn Mas'ud (RA),es considerado la sexta personalidad en seguir al Profeta Muhammad (PyB) hacia el Islam. Es así que este grandioso hombre fue uno de los primeros musulmanes.
En su primer encuentro con el Mensajero de Allah ( PyB), dijo:
"Siendo niño, era pastor de las ovejas de Uqba Ibn Abi Mu'it cuando se presentó el Profeta (PyB) con Abu Bakr (RA) y me dijeron: Oye, niño, ¿Tienes leche para darnos de beber? Les dije: El dueño ha confiado en mí, por eso no les daré de beber... El Profeta (PYB) dijo:
¿Tienes alguna oveja que no se haya apareado nunca con un cordero?
Sí, les contesté y se las traje. El Profeta (PyB) la sostuvo, pasó sus manos por sus ubres implorando a Dios... y las ubres se llenaron de leche. Abu Bakr trajo una piedra de forma cavada y el Profeta (PyB) ordeñó la oveja allí. Abu Bakr y yo bebimos... el Profeta, mirando hacia las ubres, dijo:
“Basta”
y las ubres se secaron... Luego fui hacia él y le dije: 'Enséñame eso'. Me dijo:
“Tú eres un niño sabio."
Ibn Mas'ud (RA) se asombró de aquello; no sabía que estaba presenciando el más común y sencillo de los milagros y que, pronto, vería del Mensajero de Allah (PyB) milagros que sacudirían al mundo y lo llenarían de luz.
Tampoco sabía que ese niño pobre, débil y pastor de los rebaños de Uqba Ibn Abi Mu'it sería uno de esos milagros. El día en que el Islam hiciera de él un hombre creyente, con su fe, vencería la vanidad de Qureish y la tiranía de sus señores.
Él, que no se atrevía a pasar cerca de los señores de Makka sin bajar su cabeza, no sabía que, después de su conversión al Islam, iría a la junta de los nobles de Qureish en la Ka’aba y recitaría ante ellos, el Sagrado Corán:

En el nombre de Allah, Clemente, Misericordioso.
“El Graciabilísimo. Enseñó el Corán. Creó al hombre. Le enseñó la elocuencia. El sol y la luna recorren su órbita sistemáticamente. Y las hierbas y los árboles se inclinan ante Él”.

La recitación continuó y los líderes de Qureish quedaron atónitos, no creían en lo que sus ojos veían y sus oídos oían. No podían imaginarse que este hombre, que desafiaba su poder y posición, fuese el pastor de ovejas de uno de ellos.

Az Zubeir(RA) nos describe la escena de la siguiente forma:
"El primero en recitar el Sagrado Corán en público después del Profeta (PyB) fue Abdullah Ibn Mas'ud (RA). Un día se juntaron los Sahabas del Profeta (PyB) y dijeron: 'Por Allah que Qureish nunca ha escuchado el Corán en voz alta... ¿Quién puede hacerles oir?' 'Yo' Dijo Abdullah Ibn Mas'ud. “Tememos por ti, queremos un hombre cuya familia pueda defenderle si le quieren hacer daño”, dijeron. “Déjenme. Allah será mi defensor', dijo"
"Ibn Mas'ud se presentó a media mañana en el foro de los nobles de Qureish. Allí recitó en voz alta:

“En el nombre de Allah, Clemente, Misericordioso. El Graciabilísimo .Enseñó el Corán...”

y les enfrentó recitando estos versículos
"Le miraron diciendo: ¿Qué dice Ibn Ummi Abd? ¡Está recitando algo de lo que Muhammad trajo! Y se levantaron contra él, lo golpearon mientras él seguía recitando, haciendole mucho daño."
"Cuando Ibn Mas'ud volvió hacia sus compañeros, traía muy maltrecho el rostro y el resto de su cuerpo; le dijeron: '¡Esto es lo que temíamos por ti!'"
" ¡Los enemigos de Allah nunca fueron tan suaves como hoy! Y les dijo: si ustedes quieren mañana iré nuevamente', dijeron: 'Basta, tu les hiciste escuchar lo que odiaban"
Así era Ibn Mas'ud (RA), desde el día en que vió las ubres secas llenarse de leche; Ibn Mas'ud no se percató que, desde ese día, él y la gente sencilla y pobre, serían uno de los grandes milagros del Mensajero. El día había llegado. Ya había llegado la hora en que este joven sirviente pobre, sea uno de esos milagros.
Ibn Mas'ud no llamaba la atención de nadie, ya que no tenía lugar entre aquellos de riqueza, ni entre los de superioridad física, ni entre los de prestigio. No tenía dinero, su cuerpo era débil y delgado.

Pero el Islam le dio una voluntad férrea, le hizo partícipe del cambio histórico que el Islam aportó. Y, sobre todo le dio sabiduría, honor y perpetuidad, pues Abdullah Ibn Mas'ud precedió a la brillante cadena de sabios y doctos que adorna a la civilización islámica.
Ibn Mas'ud solía decir de sí mismo:
"Recibí de boca del Profeta de Allah (PyB) setenta suras (Capítulos) del Corán..."

Esto fue como una recompensa de Allah, cuando puso su vida en peligro al recitar el Corán en público y divulgarlo en toda Makka durante los años de tortura y persecución. Le concedió, Glorificado sea, una recitación excelente, y un entendimiento correcto de sus significados.

El Profeta (PyB) aconsejaba a sus Compañeros tomar el ejemplo de Ibn Mas'ud. Les decía:
"Aferraos a los días de Ibn Mas'ud".
También les recomendaba imitar su recitación del Sagrado Corán y que la aprendieran.
El Profeta ( PyB) decía:
"Quien quiera escuchar el Corán, en su esencia, como ha sido revelado, que lo escuche de Ibn Ummi Abd "
"Quien quiera recitar el Corán, en su esencia, como ha sido revelado, que lo escuche de Ibn Ummi Abd."

Al Mensajero de Allah ( PyB) le gustaba escuchar el Corán recitado por Ibn Mas'ud (RA). Un día, el Mensajero (PyB) lo llamó y le dijo:
"Recita para mí, Abdullah"
"¿Quieres que te lo recite siendo que a ti ha sido revelado, Oh Mensajero de Allah?", dijo Abdullah.
"Me gustaría escucharlo de otros", dijo el Mensajero.
Ibn Mas'ud recitó, hasta llegar a los siguientes versículos:

“¿Qué será de ellos cuando presentemos un testigo de cada nación y te designemos ¡Oh Profeta! testigo contra ellos?
En ese día los incrédulos, que desobedecieron al Profeta, desearán que se los trague la tierra; cuando no puedan ocultar nada a Allah”

Se llenaron los ojos de lágrimas del Mensajero de Allah, e indicó a Ibn Mas'ud detenerse. Ibn Mas'ud reconocía el favor que Allah le había concedido; Y decía:
"¡Por Allah! De todo lo que ha sido revelado, yo sé el motivo de su revelación, nadie sabe mejor que yo sobre el Libro de Allah. Si supiera de alguien que conozca el Libro de Allah mejor que yo y tuviese que montar para llegar a él, tengan por seguro que lo haría. Y aún así no soy el mejor entre vosotros."
Los Sahabas también reconocían este favor de Allah con Ibn Mas'ud. El Emir de los Creyentes, Omar (RA) dijo: "Está lleno del conocimiento sobre la religión".

Abu Musa Al Ash'arí dijo de Ibn Mas'ud (RA): "no me preguntéis nada mientras viva entre vosotros este sabio"

Un día, un grupo de Sahabas se reunió con Alí Ibn Abi Tálib (RA) y le dijeron: "¡Oh Emir de los Creyentes! No hemos conocido un hombre igual a Ibn Mas'ud. Tenía la mejor conducta, el más sutil modo de educar, era el mejor compañero y tenía una profunda fe..."

Alí (RA) dijo: "¿Me juraríais por Allah que esto surgió de vuestros corazones?"
"Sí", le contestaron.
Dijo: "¡Dios mío! Que seas mi testigo... Por Allah que yo opino lo mismo, o mejor sobre él...,recitaba el Corán, aclaraba lo que era lícito y lo que era ilícito. Era un conocedor de la religión (Alfaquí) y un sabio en la Sunna."

Ibn Mas'ud era muy querido por el Profeta (PyB) y frecuentaba bastante su casa. El Mensajero (PyB) lo apreciaba y se quedaba mucho tiempo conversando a solas con él, le confiaba muchos secretos; por eso le apodaban "El guardián del secreto".
Ibn Mas'ud, a su vez, quería mucho al Mensajero de Allah (PYB). Le respetaba tanto que temía cometer el más mínimo error al transmitir su mensaje. Después de su fallecimiento, raramente solía mencionarlo; pocas veces se lo oía decir: "Escuché al Mensajero de Allah decir...", se estremecía severamente, se veía asustado, perplejo, temiendo olvidar o cambiar una letra por otra.

Este hombre fue, Compañero del Mensajero de Allah (PyB); percibió su sabiduría y su grandeza. Esto lo vemos en su tremendo respeto hacia él, en vida y después de muerto.
No se separaba del Mensajero de Allah, ni en Medina ni durante sus viajes; asistió a todas las campañas y a todas las batallas .

Y era tanto su mérito entre los Sahabas, que el Emir de los Creyentes, Omar (RA), le confirió el mando del Departamento del Tesoro (Baitul mal) en Al Kufa, al enviarlo, les mandó un mensaje que decía: "Juro por Allah, no hay más dios que Él, que con este nombramiento os he preferido a ustedes sobre mí mismo,(queria Omar retenerlo consigo). ¡Beneficiaros de él!"

Los habitantes de Al Kufa llegaron a quererlo como nunca quisieron a autoridad alguna. Y esto era casi milagroso, ya que era gente de rebelión y conspiración, no se conformaban con nada ni soportaban la paz y la tranquilidad.
Lo querían tanto, que lo rodearon cuando el Califa Ozmán (RA) quiso reemplazarlo, y le dijeron: "Vive entre nosotros.”
Ibn Mas'ud (RA) les respondió con palabras que expresaban cabalmente su grandeza y lo profundo de su fe: "Tengo que obedecerle, sucederán problemas y sublevaciones. Yo no quiero ser el primero en abrir sus puertas."

Esto trajo, una posterior hostilidad que desencadenó en la prohibición de que se le pagase a Ibn Mas’ud su sustento y su sueldo de la tesorería... Pese a todo esto, Ibn Mas'ud no pronunció ninguna palabra en contra de Ozmán; al contrario, se convirtió en su defensor al ver el murmullo que se convertía en revolución. Al llegar a sus oídos la noticia del intento de asesinato de Ozmán dijo: "Si lo matan, jamás encontrarán a una persona igual."

Allah le dio prudencia y una fe sincera. Tenía la capacidad de ver más allá que los demás, y solía expresarlo con elegancia. Resumió la vida de Omar, por ejemplo, con una precisión extraordinaria. Decía: "Su conversión al Islam fue un comienzo... su emigración fue una victoria... y su mandato fue una clemencia"
Hablaba de lo que hoy llamamos "Relatividad del tiempo". Dijo: "Vuestro Dios no tiene noche ni día... la luz de los cielos y de la tierra surge de la luz de su faz..."
Hablando del trabajo y su importancia para elevar el nivel de quien lo realiza, decía: "A mi no me gusta la persona ociosa... no hace nada, ni para esta vida ni para la otra."

Entre sus enseñanzas morales tenemos: "La mejor riqueza es la del alma, el mejor alimento es la fe, la peor ceguera es la del corazón, el pecado máximo es la mentira, la peor ganancia es la usura, la peor malversación es con el patrimonio del huérfano. A quien indulta, Dios lo indulta; y a quien perdona ,Dios lo perdona."

La grandeza de Ibn Mas'ud era totalmente contraria a su pobre apariencia física. Un día subió a un árbol para obtener Arak (**) para el Mensajero de Allah (PyB). Los Sahabas vieron sus piernas tan cortas y flacas que se rieron. Entonces el Profeta (PyB) dijo: "Os reís de las piernas de Ibn Mas'ud,el día de la Resurrección pesarán más que el monte Uhud".

Al tomar la guía y la misericordia de Allah, Ibn Mas'ud (RA) alcanzó el grado de ser uno de los primeros diez Sahabas del Profeta (PyB), aquellos que fueron albriciados con el Paraíso y la misericordia divina, mientras aún vivían en la tierra. Ibn Mas'ud acompañó al Profeta de Dios (PyB) en todas sus batallas y acompañó a sus dos sucesores después de su muerte. Vio como los dos imperios más fuertes de la época abrían sus puertas sumisos ante las victoriosas banderas del Islam. Vio las ciudades conquistadas por los musulmanes y la abundante fortuna que corrió por sus manos. Sin embargo, nada lo cautivó, nada lo sedujo, ni lo alejó del compromiso hecho ante Dios y Su Profeta. Nada pudo sacarlo de su modestia, sumisión y simple modo de vivir.

Este gran hombre murió en Medina en el trigésimo segundo año después de la Hégira. Dirigió las plegarias por su alma Az Zubair Ibn Al 'Auuam (RA), y fue enterrado en el cementerio Al Baqui'. Contaba con más de sesenta años al fallecer.
Tuvo un solo deseo en este mundo y, con nostalgia, lo repetía constantemente pues anhelaba mucho alcanzarlo. Solía decir:
"Me desperté en plena noche, mientras acompañaba al Mensajero de Allah (PyB) en la batalla de Tabuk. Vi una antorcha en un extremo del campamento. Miré con atención y vi al Mensajero de Allah (PyB) a Abu Bakr(RA) y a Omar(RA) que cargaban el cadáver de Abdullah Al Muzani. Le habían cavado una fosa y el Profeta dentro de ella decía: " Alcanzadme a vuestro hermano", mientras Abu Bakr y Omar (RA) lo sostenían bajándolo.
Cuando ya estaba el cadáver preparado para ponerlo en su nicho, el Profeta de Allah dijo: "¡Dios mío! Yo estoy complacido con él, que Tú también estés complacido de él”. '¡Ojalá - decía Ibn Mas'ud - hubiera sido yo a quien introducian en esa fosa!.

Y ese fue el único anhelo de su vida. Nada relacionado con lo que la gente acostumbra desear en este mundo: gloria, riqueza, cargos altos o prestigio. Era, pues, el deseo de un hombre de gran corazón, alma magnífica y fe certera. Un hombre para quien Dios era su guía, el Mensajero su educador y el Corán su conductor.


¡ Que Allah, esté complacido de Abdullah Ibn Mas’ud !

(*) Ibn Ummi Abd: este era un sobrenombre de Ibn Mas’ud,significa:”hijo de la madre de Abd”
(**)Arak: Son las ramas de cierto árbol con las que se hacen cepillos para asear los dientes.
avatar
orgullosadeldin
moderador
moderador

Cantidad de envíos : 677
Localización : Al Andalus
Fecha de inscripción : 31/03/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.