GASTAR EN EL CAMINO DE ALLAH

Ir abajo

GASTAR EN EL CAMINO DE ALLAH

Mensaje  taslima el Lun Abr 14, 2008 4:22 am

Bismi Allah, ar Rahman, ar Rahim
GASTAR EN EL CAMINO DE ALLAH
Cuando el hombre gasta en sus necesidades es como si estuviera haciendo negocio con Allah, porque Allah lo recompensará doblemente, en este mundo y en el âjirah. En el dunia, Allah le dará bendición en cuanto a su salud; y en la próxima vida, la recompensa será interminable. Los siguientes versos del Qurân explican claramente esta transacción entre Allah y un siervo creyente: “Los que leen el libro de Allah, establecen el salâh y gastan de lo que les proveemos en secreto y públicamente, esperando un negocio que no tiene pérdida” (Surah Al Fâtir [35], âyah 29); dice también: “Los que gastan sus bienes en el camino de Allah se parecen a un grano que produce siete espigas y cada una de las espigas lleva cien granos. Así multiplica Allah a quien Él quiere; Allah es Espléndido y Conocedor” (Surah Al Baqarah [2], âyah 261); dice también: “Los que gastan sus bienes buscando la satisfacción de Allah y siendo una confirmación procedente de sí mismos, se parecen a un jardín frondoso y elevado sobre el que cae un aguacero y da sus frutos multiplicándose por dos; y si no le cae el aguacero tiene el rocío. Allah ve lo que hacéis” (Surah Al Baqarah [2], âyah 265). Estas no son todas las ayât que animan al hombre a gastar por la complacencia de Allah, más bien estos son algunos ejemplos del Qurân que incitan al hombre a gastar reconociendo las necesidades de los pobres.


Debemos entender que Allah no necesita animarnos, esta es una misericordia de Allah hacia nosotros que Él nos haya dado medios para obtener recompensas. Él –Altísimo sea– no necesita de nuestra riqueza o bienes, sino que más bien es Misericordioso aceptando nuestro ofrecimiento. Por eso dice en el Qurân: “Estos sois vosotros: Estáis llamados a gastar en el camino de Allah. De entre vosotros los hay que se resisten, pero el que es avaro, no lo es sino para sí mismo. Allah es el Rico y vosotros sois los necesitados; si os apartáis, os reemplazará por otra gente y no serán como vosotros” (Surah Muhammad [47] âyah 38 ). Además, de la âyah que señala: “Los que leen el libro de Allah, establecen el salâh y gastan de lo que les proveemos en secreto y públicamente, esperando un negocio que no tiene pérdida”, entendemos que aquel que gasta por la complacencia de Allah por ayudar al necesitado, su generosidad no será una pérdida sino que una ganancia para él, que no tendrá límites. Es por esta razón que el Qurân lo explica como un negocio. El hombre gasta con el fin de incrementar su negocio, mientras más invierte, más vende; y mientras más venda, más gana.


En la âyah que dice: “…se parecen a un grano que produce siete espigas y cada una de las espigas lleva cien granos. Así multiplica Allah a quien Él quiere…”, Allah utiliza el ejemplo de gastar en Su camino, como aquel que siembra una semilla, y de cada semilla obtiene siete espigas, y cada espiga contiene otras cien nuevas semillas. Este es otro ejemplo que Allah utiliza para animarnos a gastar en los necesitados. Una persona que gasta un dírham buscando la complacencia de Allah, Allah le multiplica su recompensa como si hubiese gastado setecientos dírhams buscando la complacencia de Allah. Pero esto no termina aquí, Allah más adelante dice que Él multiplica a quien Él quiere. Entonces esto significa que hay una recompensa interminable que beneficiará al hombre (que gasta por la complacencia de Allah) aquel día en que nada más será de beneficio para él, como Allah dice: “El día en que ni la riqueza ni los hijos servirán de nada. Sólo quien venga a Allah con un corazón limpio” (Surah Ash-Shu‘arâ [26], ayât 88 y 89).

El otro ejemplo que Allah utiliza en el Qurân para quien gasta en Su camino, cuando dice: “…se parecen a un jardín frondoso y elevado sobre el que cae un aguacero y da sus frutos multiplicándose por dos; y si no le cae el aguacero tiene el rocío…”. Como sabemos, cuando llueve la tierra automáticamente toma beneficio de esta lluvia; si la tierra está árida y desnuda, algo comienza a crecer, y si hay algún jardín, la vegetación en él se fortalece y crece aun más. En cualquier situación esta lluvia será de beneficio para esta tierra. Gastar por la complacencia de Allah, es lo mismo. Allah en el Qurân algunas veces usa el ejemplo del negocio, el ejemplo de sembrar una semilla, y el ejemplo de la lluvia, todo esto para referirse al caso de quien gasta buscando la complacencia de Allah, introduciendo en el hombre el beneficio que está oculto detrás de esta noble acción. Por eso, el amor por hacer el bien crece en el corazón del hombre. Remover la sed y el hambre de un necesitado, vestir al pobre o ayudar a alguien en dificultades, conduce a una recompensa ilimitada tanto en este mundo como en el âjirah.



En tiempos del Profeta Muhammad (sallallâhu ‘alaihi wa sallam), los versos mencionados anteriormente motivaron a un grupo de personas y le preguntaron acerca de cómo y en quién se debe gastar, entonces Allah reveló la siguiente âyah: “Te preguntan en qué deben gastar. Di: el bien que gastéis que sea para vuestros padres y parientes, y para los huérfanos, los pobres y los hijos del camino. El bien que hagáis, Allah lo conoce” (Surah Al Baqarah [2], âyah 215). En estos versos se explica la forma como uno debe gastar en el camino de Allah y que debemos gastar en aquello que es bueno: comida, ropa, salud, etc., y no restringir la ayuda a sólo ciertas cosas.



Dice Allah: “No te incumbe a ti guiarlos, sino que Allah guía a quien quiere. El bien que deis es para vosotros mismos. Y no lo hacéis sino buscando la faz de Allah. Lo bueno que gastéis os será devuelto aumentado y no se os hará injusticia. (Y que sea) para los necesitados que se encuentran impedidos en el camino de Allah sin poder desplazarse por la tierra. El ignorante los toma por ricos a causa de su continencia. Los conocerás por sus señas, ellos no piden a la gente importunándoles. El bien que gastéis... Allah lo conoce” (Surah Al Baqarah [2], ayât 272 y 273).

Cuando gastemos en el camino de Allah debemos comenzar por nuestros padres o nuestra familia, los huérfanos, los pobres y los desposeídos. Quien gasta en el necesitado no sólo fortalece al necesitado, sino que también fortalece el amor entre uno y otro, que eventualmente fortalece a la Ummah. Como dijo el Profeta Muhammad (sallallâhu ‘alaihi wa sallam): “Mi Ummah es como un edificio, cada parte del edificio fortalece a la otra”.

Hermanos y hermanas, quiera Allah darnos la capacidad entender estas enseñanzas y poder gastar en Su camino. Amîn.

_________________
Allah extiende su mano durante la noche para que se arrepienta quien le desodedece en el dia,
y extiende su mano durante el dia para que se arrepienta quien le desobedece durante la noche,
Asi sera hasta que salga el sol por el poniente. muslim 2759
avatar
taslima

Cantidad de envíos : 23
Fecha de inscripción : 04/04/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.